0

Diferencias entre Vinilo vs CD

Diferencias entre el Vinilo y CD

Hace una década probablemente nadie podía pensar que los discos de vinilo iban a volver a hacerse hueco en los expositores en buena parte de las grandes superficies comerciales del país. Sin embargo, ha sucedido.

Puedes escuchar el podcast de la emisión en Radio Rioja Cadena SER

Tanto es así que la multinacional tecnológica Sony anunció el 29 de junio de 2017, que volverá a fabricar discos de vinilo tras cancelar su producción en 1989. Debido al aumento de la demanda global de este formato.

Aunque la venta de CD sigue siendo el rey. El porcentaje de ventas cae entorno al 18 % igual que el de todos los formatos. Salvo el vinilo que sigue aumentando un casi 20 %. Según datos de Promusicae. Teniendo en cuenta que las ventas en formato digital, streaming y descargas legales al móvil supera al mercado de compra de música en España desde 2016.

Es evidente que la nostalgia de los melómanos ha conquistado ahora a más personas. Pero esta tendencia también responde al hecho de que muchos aficionados han descubierto que los discos de vinilo suenan de maravilla.

A lo que añadir que el rozamiento de la aguja provocado al pasar por encima del disco de vinilo, añade un componente armónico que nos permite percibir un sonido con una mayor calidez.

Los discos de vinilo con elaboradas portadas, son mucho más estéticos que los CD. Además de que despiertan un afán de coleccionismo que no suele existir con los formatos digitales.

Pero también tienen desventajas, al reproducir un vinilo es más engorroso y menos práctico que iniciar la reproducción de un CD.

Hay una clara diferencia entre escuchar una lista de reproducción en Spotify e ir a nuestra balda, sacar el vinilo que queremos escuchar, desenfundarlo, ponerlo en el tocadiscos y escuchar la música.

¿Cuál es la diferencia entre un disco de vinilo y un CD?

La respuesta es bien sencilla uno está grabado en formato analógico y el otro en formato digital. Los vinilos son analógicos, por lo que en teoría son la reproducción más cercana al audio original. Para convertir la onda de audio a digital, hay que convertirlas a un formato digital.

Hay que tener claro que en el CD, nunca se podrá almacenar toda la onda del sonido como ocurre en las señales analógicas. Algo que es inevitable a la hora de convertir una señal analógica a una digital.

A pesar de que en teoría estas pérdidas son imperceptibles por el oído humano, la gente que escuchamos los vinilos dice que el sonido tiene más profundidad.

Los vinilos están de moda. Pese a que nuestras notas, agendas, calendarios, fotos y forma de comunicarnos son digitales, por los grandes beneficios que tiene. La venta de vinilos crece cada año. Vuelven a estar de moda, y es una gran noticia para los músicos y aficionados de la música, pero no, no es por el sonido. Es por algo más.

¿Por qué se prefiere el sonido del vinilo entonces?

Dejando a un lado los apartados tecnicos. Muchísimos aficionados ensalzan el sonido analógico y agradable del vinilo, incomparable al frío sonido digital.

Hace muchos años tener un buen equipo de música era fundamental. Todo el mundo invertía mucho dinero en sus tocadiscos y altavoces para que el sonido fuese de la mayor calidad posible. Por eso antes las grabaciones y masterizaciones estaban muy cuidadas: la calidad de sonido era lo primordial.

En cambio en los formatos digitales, la edición del sonido está producida técnicamente para escucharse bien en reproductores de todo tipo. Por muy  justos en cuanto a la capacidad de reproducción del sonido tengan.

Como consejo básico para quien se quiera comprar un tocadiscos, es importante que el reproductor tenga las tres velocidades de movimiento del vinilo. Que son 33, 45 y 78 rpm. Ya que cada disco de vinilo está diseñado para que se escuche con una velocidad especifica de movimiento del plato.

Uno de los grandes problemas de la era digital y del alto ritmo de nuestras vidas es la poca atención que ponemos a los detalles. La predisposición a escuchar los detalles y envolvernos con la música es mucho mayor en el caso de los vinilos en contra del CD, en donde haciendo un simple click y dejamos sonar la música sonar.

La gran diferencia es que el vinilo no es mejor, suena diferente y para muchos oídos es más agradable. Hay una demanda creciente y el trabajo que cuesta producir un vinilo es sinónimo muchas veces de cuidado y trabajo en la producción musical.

Como conclusión comentar que lo importante no es el formato, es la música. Siempre será más importante el trabajo y calidad de producción en la grabación del álbum que el formato que compremos para disfrutarlo. De nada sirve tener el mejor equipo de sonido, con el formato más fiel, si la calidad de grabación deja que desear. La buena música es lo primordial, y todas las formas de disfrutarla son válidas.

fuente: https://www.xatakahome.com  http://telecoworld.org https://hipertextual.com

Artículos Relaccionados:

Alberto Sánchez

Experto en redes sociales. Conocedor de la gestión y mantenimiento de la presencia online. Y experiencia en la gestión de contenidos online. Con ánimo de divulgar de las bondades del social media. Si tienes algún comentario del tipo que sea, no dudes en comentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *